SEDE CENTRAL
Tucumán Nº570
Tel: 0379 4427674
SUB SEDE
9 de Julio 1027 - 2º piso - Locales 4 y 5 Galería Santa Mónica
CP. 3400 - Corrientes

colegiocapital@gmail.com
administracion@cpapc.org.ar
DELEGACIÓN B. VISTA
Salta 843 - CP. 3432 colegioabogadosbellavista
@yahoo.com.ar
DELEGACIÓN SALADAS
25 de Mayo 808

CONVENIOS

BOLETINES
ANUARIO 2017
CONSULTA MÍNIMA
JUS
Comunicado
Posnet para abogados. ¿Es o no obligatorio?

El Colegio Público de Abogados de la Primera Circunscripción Judicial de Corrientes, con la firma de su presidente, la Dra. LILIAN SAWOCZKA, comunica a sus matriculados la postura institucional respecto a si es aplicable o no la obligatoriedad para los abogados, frente al Fisco Nacional, de poseer terminales electrónicas P.O.S. (comúnmente  conocido como "Posnet") para la cancelación de honorarios y retribuciones por la prestación de servicios profesionales, mediante la utilización de tarjetas de débito bancarias por parte de sus defendidos o clientes. 

El análisis parte no solo del plexo normativo vigente sino de un Dictamen que años atrás desarrolló el tema de manera clara.

En el mes de abril del año 2015, IDEL FACA procedió a elaborar in extensu un Dictamen que, si bien fue anterior a la sanción de la Ley 27.253/16, Decreto 858/16 y RG AFIP 3997-E/17, en lo sustancial puso pilares importantes que aplican incluso hoy a nuestra profesión y son dignas de destacar. En el mencionado dictamen se procedió a analizar la normativa aplicable en punto a la exigencia del uso de terminales electrónicas frente a la AFIP y a encuadrar la naturaleza de la actividad referida al ejercicio profesional de la abogacía para dar respuesta a la luz de los criterios de hermenéutica aplicables. En dicha oportunidad el análisis tenía su esquema jurídico más limitado a los decretos PEN 1387/01 y 1548/01.

Anticipando la conclusión del dictamen mencionado, el mismo expresó que: el ordenamiento jurídico disponía: 1) la obligatoriedad de poseer terminales electrónicas P.O.S. y aceptar pagos mediante tarjetas de débito bancarias para los contribuyentes inscriptos en el IVA que realicen en forma habitual venta de cosas muebles, o prestaciones de servicio de consumo masivo, o locaciones de obras y de cosas muebles (cfr. art. 47 del decreto 1387/01 y art. 1° del decreto 1548/01).  2) los profesionales de la abogacía en el ejercicio de su profesión realizan prestaciones personalizadas, intuitae personae, con limitaciones en la cantidad de asuntos, en la difusión y en la publicidad de sus servicios. Asimismo, se encuentran excluidos expresamente del ámbito de aplicación de la ley de defensa del consumidor (cfr. art. 2° de la Ley 24.240). En base a ello, podría afirmarse que no celebrarían ”contratos de consumo”,  3) las prestaciones de servicios o las efectuadas dentro del mandato recibidas por sus clientes o defendidos realizadas por los profesionales de la abogacía dadas sus especiales características y regulación, son personales, no masivas, no constituyen “prestaciones de servicio de consumo masivo”. En este sentido para el análisis cualitativo de la terminología mencionada resulta aplicable al caso la definición de ”operaciones masivas” realizadas conforme al art. 4° de la RG AFIP 3561/13 que desarrolla el concepto con mayor amplitud (trata respecto de controladores fiscales pero nos acerca a un concepto que en el caso resulta de apreciación necesaria) en la que alude a la realización de un número de operaciones efectuadas con consumidores finales superior a las efectuadas con otros sujetos en forma habitual durante el último año calendario y 4) los monotributistas que realicen venta habitual de cosas muebles o presten servicios de consumo masivo, no se encuentran alcanzados por el ámbito de aplicación de los decretos 1387/01 y 1548/01.

Replica el dictamen suscripto por la Directora de la Sección Derecho Tributario de IDEL FACA que: conforme un análisis lógico, sistemático y literal de las normas vigentes todo conduce a concluir que los profesionales que ejercen la abogacía al prestar los servicios propios de su profesión cualquiera sea su condición frente al fisco (responsable inscripto en el IVA o exento por el Régimen Simplificado) se encuentran fuera del ámbito de obligatoriedad de mandato referido a la exigencia del uso de posnet o terminal electrónica frente a la AFIP. El abogado constituye el medio para el pleno acceso a la justicia de las personas y el respeto de los derechos humanos básicos, por lo que no debe verse menoscabada con exigencias improcedentes.

Además destaca entre otras cuestiones que los abogados gozan del derecho a la libre elección de los asuntos a defender tal como lo establecen las normas éticas que rigen en la materia, sin necesidad de expresar causas que determinen su no aceptación. Debe también el abogado, abstenerse de intervenir cuando no esté de acuerdo con el cliente en la forma de realizar la defensa, o éstas sean contrarias a sus convicciones, o cuando un motivo de amistad o parentesco pueda trabar su independencia, todo ello surge de normas de ética aprobadas por el Consejo Superior del Colegio de Abogados de la Provincia de Buenos Aires replicando el Código de Ética para la Abogacía del Mercosur. O sea solo puede ser aceptado el asunto que permita un debate serio, sincero y leal y por ende ello indica que la prestación de los servicios profesionales requiere dedicación y análisis detenido de cada asunto. 

También hace mención dicho dictamen al alcance de la obligatoriedad y expresa que los obligados a aceptar tarjetas de débito bancarias son los contribuyentes inscriptos en el IVA que 1) realicen en forma habitual la venta de cosas muebles para consumo final, 2) presten servicios de consumo masivo o bien 3) realicen locación de obras o de cosas muebles. De esta forma, la cuestión debe circunscribirse a dilucidar si, en el caso de los abogados, existe o no prestación de servicios de “consumo masivo”.  Y posicionados en esa ecuación, segmenta cada palabra para ser analizada de manera profunda.

Expresa de ese modo que en esta inteligencia del diccionario de la Real Academia Española, se define al vocablo “consumo” como la acción o efecto de consumir, acción que significa a su vez, utilizar comestibles u otros bienes para satisfacer necesidades o deseos y al término "masivo" como perteneciente o relativo a las masas humanas o hechos por ellas. Por su parte masa significa gran conjunto de gente que por su número puede influir en la marcha de los acontecimientos. De esta manera puede señalarse que "consumo masivo" refiere a los productos o servicios de alta demanda, que son requeridos y utilizados abundantemente por la sociedad y que son ofrecidos de manera homogénea, indiferenciada e indiscriminada en gran cantidad, perdiéndose la individualidad en función de la masa (transporte, alimentos, automóviles, música, indumentaria, telefonía, esparcimiento, espectáculos, higiene, turísticos, etc).

Los servicios de consumo masivo son estandarizados, podría decirse a la manera de un producto industrializado, es decir, son prestados de la misma forma a todos los consumidores, utilizándose los mismos pasos y procedimientos, permitiendo poca o ninguna variación en las especificaciones del servicio o de los procesos. Las prestaciones efectuadas por los profesionales de la abogacía no pueden, bajo ningún concepto, ser calificadas como de "consumo masivo".  Al contrario son servicios personales e individuales, ya que deben ser prestados atendiendo a las particularidades de cada caso, a la vez que no son masivos, prístino resulta que un ejercicio de esa índole resultaría contrario al ejercicio profesional que requiere estrategia propia en cada caso, con el debido sigilo y dedicación del tiempo necesario.

La Ley 27.253/16 y el Decreto 858/16:  en una línea similar a los decretos antes comentados en el Dictamen de FACA, se sanciona un esquema normativo y reglamentario que expresa que: los contribuyentes que realicen en forma habitual la venta de cosas muebles para consumo final, presten servicios de consumo masivo, realicen obras o efectúan prestaciones de cosas muebles, deberán aceptar como medio de pago transferencias bancarias instrumentadas mediante tarjetas de debito, tarjetas prepagas no bancarias u otros medios que el PEN autorice y podrán computar como crédito fiscal del IVA el costo que les insuma adoptar el sistema de que se trate, mientras que, para quienes revistan la condición de Monotributistas se prevé que la utilización del sistema no le genere costos.

Sin perjuicio de ello, lo cierto es que no se puede comparar la actividad comercial con la actividad de un profesional que no efectúa prestaciones de consumo masivo, por el contrario, los servicios del abogado son artesanales, en el sentido de que, justamente, no se prestan en masa, sino consiste en el estudio y realización de tareas propias requeridas por cada justiciable en particular para la defensa de sus derechos.

De esta manera, es dable concluir que en el caso de la práctica profesional de la abogacía, dado que no se trata de servicios brindados en “masa”, no se configura un presupuesto esencial de la ley 27.253 y por ende, no resulta aplicable a tal actividad la obligación utilizar Posnet como medio de pago de sus remuneraciones u honorarios pactados con sus clientes por el asesoramiento legal prestado.

 

Por el Dr. Lucas Gutierrez y la Dra. María Gabriela Peralta

Instituto de Derecho Triubutario del Colegio Público de Abogados de la Primera Circunscripción Judicial de Corrientes.